Manifesto… ¿En contra de los Millennials?

Buenos días amorcetes!

Hoy os voy a hablar de la frase del siglo.

“Me siento ofendido”

Y es que yo soy del 97, soy de la generación Millenials y puedo decir con certeza que muchas de las personas no acaban de entender lo que es la libertad de expresión.

Tengo 21 años, no me considero para nada ni racista, ni machista, ni yo que sé, mil cosas más que hay por ahí que son una vergüenza.

Soy una chica de ideología política de izquierdas con las ideas bastante claras, aunque reconozco que a veces me contradigo y tengo errores.

No pasa nada, sé reconocer mi error y crecer como persona. No veo eso como una debilidad, tener errores es lo que me ayuda a evolucionar.

Pero de verdad, necesito hacer esta entrada, necesito decir BASTA.

Por ejemplo, reconozco que compro en ZARA, lo sé, está mal, ya que los derechos de los trabajadores son horribles y hay muchísima explotación. Pero es que mi presupuesto no me permite comprarme toda mi ropa en tiendas de comercio justo y/o respetuosas con el medio ambiente.

Si fueran precios más accesibles, para una persona que no llega a los 400 € al mes, compraría en ellas sin dudarlo, es algo que si me gustaría pero no puedo.

Así que sí, indígnate por que compro ropa de multinacionales.

Y sí, como carne, no soy ni vegetariana ni vegana, lo siento.

Pero que cojones… ¿Porque tengo que pedir perdón?

No compro ropa o cualquier objeto que sea de piel animal, y, desde hace medio año me compro el maquillaje siempre que puedo cruelty free. Reconozco que los precios en este caso si son accesibles y es algo que me puedo permitir. Y sí, me alegro de poder ayudar en esta lucha.

Pero también sí, como he dicho antes, como carne, reconozco que he disminuido su consumo bastante ya que la consumía con muchísima frecuencia, pero sigo consumiendo alimentos animales.

En mi familia se matan animales todos los años para vender la carne, se dedican a eso.

No es algo que me guste, de hecho nunca he estado ni estaré presente. Pero se me ha enseñado que no hay nada de malo en comer carne. Y no sé, como que en este momento no siento que tenga de dar ese paso.

Igual en unos años me estoy leyendo y pienso: ¡Que barbaridad, como podía comer carne y decir esas cosas!

No sé, pero ahora, en este presente inmediato no siento que deba dar el paso o sentirme avergonzada.

¿Por qué digo avergonzada? Porque si buscas en Youtube alguna dieta o comida y no es vegana verás mil críticas al respeto.

¿Y si es vegana? Pues también porque le dicen rollos “Eres vegana y compras en zara” y así muchos más comentarios.

NUNCA ES SUFICIENTE, DA IGUAL LO QUE HAGAS. SIEMPRE ESTARÁS HACIENDO COSAS HORRIBLES.

Pero la verdad es que no, no siento que esté haciendo nada horrible.

Podría pasar olímpicamente de todo, comer carne como siempre, no tener conciencia social o ecológica. Pero no, la tengo. Desde que he empezado a formas mis propios juicios de valor he cambiado mucho mi vida.

No por eso soy mejor o peor persona.

***

A lo que quiero llegar es que me da miedo hablar en público, escribir algo o mil mierdas más solo por el hecho de que se malinterprete una palabra mía y se me acuse de mil historias.

¿No os sentís identificados?

Os lo juro, me da miedo hablar, ¿Es acaso eso libertad de expresión? Yo creo que no.

Y vuelvo a recalcar que tengo muy claro que sé lo que soy, en lo que creo y lo que defiendo.

Se que hay comentarios y comentarios, algunos inaceptables.

Pero considero que nos estamos pasando, que no damos espacio a la sátira, a una manera de expresarnos más libre.

Si no conoces a una persona no puedes juzgarla por un tuit o por un comentario que se puede sacar de contexto muy fácilmente, no puedes acusarla o recriminarle nada.

ESTE NO ES EL CAMINO.

NO, NO LO ES.

Si eres de esa gente que vive ofendida piensa un poco en que no conoces lo suficiente a esa persona, quizás sea una frase sacada de contexto, que esa persona tenga un humor diferente pero que no resulta para nada ofensivo, quizás solo está expresando su manera de pensar y lo que tienes que hacer es dialogar con ella para entender porque piensa así y porque tú no, igual hasta consigues que acabe dándote la razón.

NO VIVAS OFENDIDO