Porque Sheldon Cooper no es tan maravilloso como nos hacen creer

Buenos días amorcetes!

Hoy vengo a hablaros de The big Bang Theory, una serie que personalmente me gustó en su tiempo pero que me fue aburriendo.

***

Sinceramente, es una serie que analizada es un asco, pocos personajes se libran.

Leonard es un victimista.

Howard y Raj sólo ven a las mujeres como objetos.

Y el único personaje femenino que aparece en la primera temporada es Penny ‘la guapa tonta’.

Pero hoy no vengo a hablaros de ninguno de ellos, hoy voy a hablar de Sheldon, Sheldon Cooper.

Ese tio que a tanta gente fascinó en un primer momento. Con esa actitud diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en pantalla.

Pero… ¿Es esta actitud buena para la sociedad?

¿Hasta que punto debemos encariñarnos con un personaje así?

Empezaré con su insoportable actitud de superioridad hacia los demás.

En el episodio del grillo, cuando finalmente un experto le dice que no es la especie de grillo que el Dr Cooper afirma, no lo acepta, en su mente no se coincibe que Sheldom Cooper pueda cometer un error.

Además de los constantes menosprecios a sus propios amigos, acerca de sus trabajos y/o estudios.

Su comportamiento con Ami, su novia es denigrante, siempre tiene que tener el la última palabra.

Una relación en la que el hace y redacta los contratos a su justa medida.

Cuando Ami está enferma y le dice que debe cuidarla porque lo dice el contrato su respuesta es que ese punto solo es si el está enfermo, no es aplicable a cuando ella está enferma.

Además de menospreciar su carrera profesional en múltiples ocasiones, siempre se considera más importante que el trabajo de su novia.

En cambio para él lo primero es ir ver una película de Stars Wars antes que el cumpleaños de Ami.

A pesar de ser una persona adulta se comporta como un niño.

Si está enfermo necesita a alguien que lo cuide, le haga una sopa y le cante dulce gatito.

No tiene coche, y en vez de ir en bus, obliga a sus amigos a lleverle allí a donde el quiere ir.

Si alguien se sienta en su sitio o toca su comida arma una pataleta.

Muchos de los puntos son similares a los del personaje analizado anteriormente, Ross Geller.

***

Conclusión, a pesar de los años seguimos creando personajes en la misma linea machista y de actitud despota.

Pero con cierto encanto para que el público se encariñe con ellos e incluso se rían de estas rarezas, normalizando asi actitudes que en pleno año 2020 no deberían ser toleradas.

Y esto es todo.

Un saludo, espero que os haya gustado el post, si es así dale like y subscribete.